Tips para poner la mesa según el protocolo

mesa segun protocolo

En un evento culinario, la calidad de la materia prima que vamos a cocinar es algo fundamental, pero en la mesa hay otros factores que pueden ayudar a realzar los productos cocinados que vamos a ofrecer a nuestros comensales y, por el contrario, si no se tienen en cuenta, también pueden contribuir a arruinarlos, desmereciendo todo el esfuerzo realizado en los fogones.

 

Uno de estos aspectos, si no el mas importante, consiste en como poner bien la mesa para que sea acogedora para los comensales, y para que ayude a dar a la comida preparada todo el empaque que necesita como complemento.

 

Para poner correctamente la mesa, primeramente distinguiremos entre qué tipo o temática de cocina estamos ofreciendo y/o qué tipo de evento queremos cubrir. No es lo mismo ofrecer una cena o una comida formal, en la que tendremos que guiarnos por un protocolo, que cubrir un evento informal, más flexible a la hora de sentar a la mesa a los comensales.

 

Tampoco será lo mismo si la temática de la cocina que vamos a ofrecer requiere un protocolo en la mesa diferente de otras temáticas. No es lo mismo ofrecer al comensal una cena o una comida tipo buffet, que ofrecer un menú completo con primer plato, segundo y postre, por ejemplo.

 

Pero, en cualquier caso, y sea el evento que sea, hay unos aspectos mínimos o básicos que deberemos observar para no deslucir una buena cocina.

 

EL MANTEL

 

En primer lugar, tendremos que empezar por el mantel. Los manteles de tela son validos para cualquier evento. Un mantel de tela limpio y bien planchado siempre contribuye al bienestar del comensal, y más si hablamos de un evento formal. Si además disponemos de salvamanteles individuales, añadiremos un plus y haremos que nuestro invitado se sienta aún más especial.

 

Podría decirse que los manteles de tela no serían necesarios para eventos más informales, pudiendo usar otros de materiales distintos como papel o plástico, pero estos materiales no son especialmente absorbentes y pueden no ofrecer una solución valida en caso de accidente con algún plato que se derrama o alguna copa que se cae. El papel se romperá y contribuirá a que tengamos una mesa sucia y desorganizada, y el plástico repelerá los líquidos hasta hacerlos caer, seguramente, sobre las piernas de alguno de los comensales.

 

En cualquier caso, sean de tela, papel o plástico, los manteles deberían de estar siempre presentes en la mesa, sea un evento informal o no.

 

LA VAJILLA

 

En segundo lugar, habrá que observar la vajilla que vamos a usar, y como la vamos a colocar. Hay que contemplar el número de servicios que tiene el menú y de qué tipo. No tiene sentido colocar un plato hondo si no vamos a comer platos de cuchara o no vamos a servir un menú que requiera esta tipología de plato.

 

No creo que sea necesario incidir en este blog en los centímetros exactos para ubicar correctamente los platos, según marcan los protocolos más estrictos, pero si hay que observar una correcta ubicación de la vajilla porque será la que marque la colocación de todos los cubiertos y también de la cristalería, y por lo tanto, de su situación depende la ubicación de los comensales y su comodidad.

 

Una vez tengamos nuestra vajilla colocada, observaremos la ubicación de los cubiertos en torno a ella. Cuando ofrecemos un menú con varios servicios, tendremos cubiertos repetidos encima de la mesa. Recordad ubicad más lejos del comensal los que se usarán más tarde, y por el contrario ubicaremos más cerca los que se vayan a usar primero.

 

LA CUBERTERÍA

 

Observando este orden, los tenedores siempre irán en el lado izquierdo, los cuchillos irán en el lado derecho, y las cucharas las colocaremos en el lado de los cuchillos, a continuación de ellos. Solo las cucharillas para el postre irán situadas en la cabecera del plato, junto con aquellos cubiertos que sean necesarios para el último servicio, como el tenedor pequeño que da apoyo a la cucharilla. En el caso de que exista, se deberá de colocar en paralelo a la cucharilla, con el mango en el sentido opuesto.

 

Las servilletas deberán esta enrolladas o plegadas, y mejor situarlas a la izquierda del plato que encima del mismo. Si queremos poner platos para el pan, que siempre dan prestancia a la mesa, recordad ubicadlos en la diagonal izquierda del comensal, en la parte de arriba del plato.

 

LA CRISTALERÍA

 

Por último, habrá que observar la correcta colocación de la cristalería, atendiendo a la diferente utilidad de las copas y vasos; agua, vino tinto, blanco, etc…

Tengan la finalidad que tengan, las copas siempre estarán agrupadas entre ellas, colocándolas en la parte derecha, inmediatamente mas arriba de los cuchillos y cucharas.

 

Las copas más pequeñas serán las primeras de la fila, continuando con las más grandes, o lo que es lo mismo, primero las copas que destinaremos al vino blanco, después las de vino tinto, y en ultimo lugar las destinadas para el agua, mas grandes y aparatosas que sus compañeras de mesa.

 

Si observamos estas indicaciones, tendremos una mesa acogedora para cualquier tipo de evento, ya sea formal o informal, y podremos realzar nuestros platos cocinados con el complemento que se merecen.


Valles del Esla | diciembre 1, 2022

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *