Paso a paso: 10 tips para hacer un chuletón perfecto

tips consejos chuleton perfecto

Si de darse un buen gusto se trata, los amantes de la carne tienen claras sus prioridades: degustar un buen chuletón de buey. Sigue estos 10 sencillos consejos para sacarle todo el provecho y preparar el chuletón perfecto.

Si hay días en los que sueñas con un buen chuletón de buey, con su textura jugosa de carne madurada y su sabor intenso, sigue leyendo.

Ha llegado el momento de llevarte ese chuletón a casa y quieres estar seguro de tenerlo todo controlado para que nada se interponga a ese precioso encuentro.

Pero, ¿cómo debe ser el corte? ¿qué hay de la brasa? ¿es necesario agregar aceite? ¿para cuándo la sal? y ¿cómo saber si ya está en su punto?

Despeja tus dudas y sigue los consejos que a continuación para sacar el mejor partido a esta pieza tan valiosa.

10 consejos para preparar el chuletón perfecto

1. La selección de la carne:

Primero lo primero. Asegúrate de la calidad y autenticidad del chuletón de buey. No querrás que te metan vaca vieja a precio de buey.

Mejor ir a lo seguro. Te sugerimos consultar los más de 170 puntos de venta en toda España en donde se comercializa Valles del Esla, para asegurarte que la carne que estás a punto de adquirir es la de un buey 100% certificado, criado al aire libre, mimado durante sus más de 4 años de vida, y alimentado principalmente a base de pasto. 

2. El corte de la carne:

El chuletón perfecto debe tener un grosor de entre 4 y 5 cm y estar cortado perpendicularmente para garantizar el mismo tamaño por los dos extremos. Esto será especialmente importante para otro de nuestros consejos: que el cocinado sea uniforme.

3. Limpiar la carne:

Ni hablar de pasar la carne por agua. Esto sería innecesario además de antihigiénico.

Más que suficiente será coger un cuchillo para retirar exclusivamente aquellas zonas que luzcan más oscuras u oxidadas. El objetivo es hacer que prevalezca el color rojo rubí propio del chuletón de auténtico buey.

4. La parrilla perfecta:

Preferiblemente utiliza una con varillas de acero inoxidable para estar seguro de que no se desgaste con el tiempo, transfiriendo parte de sus componentes a la carne y alterando su sabor original.

Como combustible, mejor usar una leña fuerte, capaz de soportar la brasa durante todo el tiempo necesario para asar el chuletón de buey, sin extinguirse en el proceso, pero a la vez suave en aromas.

Entre las alternativas recomendadas está el carbón vegetal. La madera del almendro, la del manzano o la de algún árbol viejo.

Si por cualquier motivo no cuentas con una parrilla, recurre a un sartén de hierro. Nunca defrauda.

5. La temperatura perfecta:

El fuego debe encenderse al menos 40 min antes de echar la carne a la parrilla, pues la idea es que esté bien caliente.

Asimismo, el chuletón deberá estar a temperatura ambiente. Este asunto es fundamental a la hora de lograr una cocción uniforme. Con dos o tres horas fuera de la nevera es suficiente.

6. No es necesario aceite:

Agregar algunas gotas de aceite de oliva virgen extra no es ningún pecado, pero tampoco es necesario. 

Utiliza la propia grasa del chuletón de buey para engrasar la parrilla o sartén de hierro, según sea el caso.

7. Sal gruesa y en abundancia:

El momento perfecto para agregar sal al chuletón es el mismo en el que se echa la carne a la parrilla. La sal se cocina con la pieza así que nada de esperar hasta el final. ¡eso sí! Por un solo lado del chuletón, será suficiente.

La sal marina, la gordita, es la más recomendada. En cuanto a la cantidad, que se note generosidad y sin miedo; que sea la carne la que determine cuando ha sido suficiente, absorbiendo la cantidad necesaria.

Si acaso te hubieras excedido, podrás retirar la sal sobrante cuando el chuletón ya esté en su punto.

8. Asado en su punto:

El resultado que perseguimos es el de lograr un chuletón perfecto con 3 tonos: tostado por fuera, una capa intermedia color marrón oscuro y rojo intenso por dentro.

¿Cómo lograr esto? Dependerá del grosor de la pieza. Por cada centímetro, déjala un minuto por cada lado. Es decir, si el chuletón de buey es de 5 cm, con 5 y 5, vuelta y vuelta, habrás conseguido sellar la carne.

Superada esta fase, dale un par de vueltas más para conseguir el confitado de las grasas.

9. Deje reposar el chuletón:

En la recta final del ritual y probablemente con la boca hecha agua, es conveniente dejar reposar el chuletón de buey durante unos 2 minutos.

De esta manera conseguirás que adquiera una textura superjugosa.

10. El emplatado del chuletón:

Separa la carne del hueso y córtala en tiras de entre 2 y 3 cm de ancho.

Sugerimos hacerlo en sentido perpendicular a las fibras, de modo que sea mucho más fácil separar los trozos al masticar.

 


A lo largo y ancho de toda España hay estupendos restaurantes, más que recomendados al momento de degustar un chuletón de auténtico buey, 100% certificado.

Pero ahora también sabrás cómo preparar tu propio chuletón de buey en casa y como todo un profesional. ¡Que aproveche!

 

 


Valles del Esla | abril 24, 2019

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *